¿Qué es el TTIP?

La negociación que comenzó en el año 2013 y que los principales partidos Europeos, Socialistas y Conservadores nos intentan vender como un Tratado de libre comercio por el cual se obtendrá numerosos beneficios para todos es, en sus siglas en Inglés el TTIP que significa (Transatlantic Trade and Investment Partnership) un tratado de libre comercio entre la UE y USA.

En España se llama ATCI (Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión).

Pero, ¿Sabemos qué es realmente el TTIP? desconocemos casi todo, conocemos lo que los grandes medios de comunicación nos han querido contar, no vaya a ser que la opinión pública tome conciencia de lo que en verdad está en juego, no informan mucho, por no decir nada, y todo ello con el propósito de que no lleguemos a saber que los burócratas de Bruselas pueden decidir sobre nuestras vidas con toda tranquilidad y en plena negrura democrática, aunque nos estén engañando constantemente alardeando de transparencia.

Para entender un poco mejor todo, vamos a comenzar por saber que es el tratado de libre comercio.

¿Qué es un tratado de libre comercio e inversiones?

Un tratado de libre comercio es un acuerdo que son tratados bilaterales, entre dos estados, o multilaterales entre varios estados u organismos que agrupan a varios estados, como es el caso de La Unión Europea y Estados Unidos, se pretende eliminar o rebajar aranceles, y lo que es peor, igualar todas las regulaciones, normas, criterios de todo ámbito que se somete a un sistema de resolución de conflictos entre multinacionales y estados que los iguala e impone como si fueran iguales, es decir, estos tratados ya de partida, albergan desigualdad, el grupo de estados que tengan más poder económico, más desarrollo de sus productos, más capacidad de exportación e inversión, someten a los demás firmantes del acuerdo a sus condiciones.

¿Porque tanto secretismo?

Existe una gran prisa en concluir este tratado y se está llevando en el mayor de los secretos, esquivando cualquier alusión a los riesgos que conllevará el mismo.

Este acuerdo es una auténtica amenaza para la población dirigido a puerta cerrada para favorecer los intereses de Washington.

A los ciudadanos se les está dejando en la ignorancia, no quieren que sepamos más porque seriamos conscientes de las consecuencias negativas que produciría en los países europeos y para el empleo, pretenden que durante 30 años esas negociaciones no salgan a la luz, algo que es totalmente inédito en la Unión Europea, ya que los ciudadanos tenemos el derecho de saber los tratados que se están negociando, lo obliga la UE, con lo cual están violando esa normativa.

Las prisas son claras, quieren que todo esté firmado antes de que existan importantes cambios políticos en Europa.

¿Quiénes están negociando?

Se entiende que los cargos que estén dentro de estas negociaciones debe de ser por personas adecuadas, con un reconocimiento y respeto en el medio económico y financiero, pues bien, el comisario europeo de comercio, el liberal Belga Karel de Gucht, curiosamente está siendo investigado por fraude fiscal, por parte de USA el representante de comercio exterior es Michael Froman con un pasado algo turbio, considerado un tiburón financiero de Wall Street.

Se puede comprobar que los principios quedan a un lado, la política nefasta que existe desde finales de los 80, carece de respeto de los derechos de los ciudadanos, llevándonos a una destrucción social y ahora a una destrucción del estado democrático.

El plan que ellos nos venden:

• Tiene como objetivo crear la mayor zona de libre comercio del planeta, con cerca de 800 millones de consumidores, y que representará casi la mitad del Producto Interior Bruto (PIB) mundial y un tercio del comercio global, simplificar la compraventa de bienes y servicios entre estos dos espacios. Eliminar esas barreras supondrá crecimiento económico, creación de empleos y una disminución de los precios.
• La ATC o TTPI no es simplemente otro tratado de libre comercio. Se trata de fortalecer toda la relación transatlántica, una asociación histórica y estratégica critica.
• Puede establecer estándares elevados e instigar nuevas normas para el sistema de comercio global.
• Se supone que ya están trabajando estrechamente con la UE sobre muchos de estos temas y consiguiendo resultados. Por ejemplo, dicen haber concluido recientemente un acuerdo que permite a los productores de alimentos orgánicos de los E.E.U.U y la UE vender sus productos más fácilmente a través del Atlántico.

La realidad y consecuencias del TTIP

• Pretenden hacerse con el poder y titularidad de los Servicios Públicos, contrataciones de los S.P. serían trasladadas a Empresas privadas, sobre todo en Sanidad.
• Deslocalización de empresas, precarización del empleo y/o destrucción ambiental.
• La democracia como tal, no existiría, aunque los ciudadanos votáramos a uno u otro partido no tendría consecuencias legislativas porque estarían impedidas por este sistema de arbitraje, es decir, sí consideran que una nueva ley perjudican sus intereses económicos pueden llevar a las autoridades de un Estado ante un “tribunal internacional de arbitraje”

Algunos ejemplos son;

– Una empresa multinacional Americana, invirtió 5 millones en libia, por razones de la situación política de libia el contrato se vino abajo, ha sido indemnizada por el lucro cesante por varios cientos de millones de dólares.
– La petrolera Estadounidense Occidental recibió 1.770 millones de dólares cuando Ecuador puso fin a un contrato por incumplimiento y Canadá tuvo que pagar por una moratoria al fracking.
– La aseguradora sanitaria holandesa Achmea, ganó 22 millones de euros contra Eslovaquia por supuesto “lucro cesante” cuando este país paralizó el proceso de privatización de la sanidad.
-Australia y Uruguay tuvieron que indemnizar a Philip Morris cuando estos países aprobaron legislaciones antitabaco más restrictivas.

Ahora en la Unión Europea, referente a los productos alimenticios, predomina el principio de precaución, mientras que en EE.UU impera la libre comercialización hasta que el producto se demuestre nocivo, pues bien, con el tratado del TTIP, esos productos alimenticios como las carnes hormonadas o cloro que fabrican en Estados Unidos, podrán entrar libremente.

Así como la ausencia de etiquetaje específico para productos de origen transgénico y la introducción de soja transgénica. O sea, pueden llegar a nuestros platos cualquier tipo de alimentos que en la UE están prohibidos o pendientes de ser certificados como aptos para el consumo.

Conclusión:

Este tratado acabaría con el estado de derecho y libertad ciudadana, los intereses de las personas quedarían por debajo de los intereses multinacionales.

Es un tratado tan perverso que la vía es unidireccional, tan solo se permite que las transnacionales demande al Estado, podrían tener el derecho, además de poner en peligro el mercado regional y los derechos ciudadanos así como solicitar compensaciones retroactivas. El Estado no puede demandar a la transnacional según el sistema de arbitraje, lo han creado con el interés de proteger sólo a una parte, la otra no existe.

Y puesto que ni en telediarios ni prensa nos informan, por suerte aún existe este medio para que los ciudadanos al menos nos podamos enterar de todo aquello a los que nos quieren llevar y lo mantienen totalmente escondido, gracias a la lucha de organizaciones sociales, información que nos ofrecen por este medio, las manifestaciones de la ciudadanía en contra de este acuerdo, se podrá luchar en contra del tratado del TTIP en el que millones de personas nos veríamos afectadas.
Piénsenlo bien, los gobiernos no tendrán capacidad de decisión, las compañías podrán recurrir cualquier normativa en cualquier país que vaya en contra o perjudique sus intereses económicos o simplemente se vean mermados, aun cuando las normas vayas enfocadas a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en cualquier materia; salud, laboral, económica, financiera, medioambiental…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*