Civilizaciones Antiguas – Lemuria

Cuando hablamos de continentes perdidos el primero que nos viene a la mente es la Atlántida, pero al parecer Lemuria fue una antigua civilización que existió antes y durante la época de la Atlántida, algunos estudiosos creen que las dos civilizaciones coexistieron durante miles de años.

Físicamente, se cree que Lemuria existió en gran medida en el océano Pacífico Sur, entre América del Norte y Asia / Australia y sería donde hubieran existido las primeras civilizaciones de la humanidad.
Lemuria también se refiere a veces como Mu, o la Madre Patria. En su punto máximo de la civilización, la gente de Lemuria fueron altamente evolucionados como para desarrollar complejos calendarios astronómicos y edificar pirámides en ciudades geométricas.

James Churchward

Según James Churchward las grandes civilizaciones de Egipto, Babilonia, Persia, Grecia, India y China tienen como origen la legendaria y milenaria civilización de Lemuria.
Lemuria habría desaparecido hace 25.000 años por un cataclismo de volcanes, una investigación que resultaría transcendental para modificar la historia oficial de la humanidad.

Durante el principio del siglo XX el coronel británico James Churchward, encontró unas tablillas muy antiguas que eran estudiadas por los tibetanos, describían una civilización solar muy avanzada espiritualmente en la meditación, él yoga y chacra, las tablillas contenían la narración de la destrucción de la civilización por la erupción de volcanes en el continente Mu.

También halló el alfabeto de Lemuria donde aparecen símbolos que parecían universales que han sido transmitidos a otras antiguas civilizaciones.

Hacia el final de la civilización de Lemuria, los seres físicos eran conscientes de que sucedería un gran cambio en la masa de la tierra. Los libros de Mu, después de haber sido el resultado de 65 años de investigación y los viajes del coronel, contenían más de 200 fuentes para sostener su reconducción de la prehistoria mundial.

William Niven`s

En 1919 el arqueólogo escoces William Niven`s encontró en Azcapotzalco (México) vestigios y tablillas muy semejantes a las del coronel Churchward. Niven`s hizo una excavación en el barrio de San Miguel (Amantla) descubrió vestigios de los Aztecas a medio metro de profundidad, de los Zapoteca a dos y tres metros y después hallaría rastros de una civilización mucho más antigua debajo de una capa de lava que deja evidencias de una erupción volcánica.

Por debajo de los 4 metros de profundidad William encontró las tablillas que hablan de Lemuria agregando que los Petroglifos de la cultura del Indo resulta asombrosamente parecidos a los de otras civilizaciones antiguas incluyendo a la Isla de Pascua, cuyo nombre original es Rapa Nui.

Lemuria se habría extendido por toda la región de lo que ahora es el Océano Pacifico, parte de México, Hawái y las Costas de Japón, donde en 1985 el buzo japonés Kihachiro Aratake encontró una ciudad sumergida que estuvo en la superficie hace más de 10.000 años, la ciudad de Yonaguni semejante a las edificaciones de otras civilizaciones antiguas como los Mayas.

Muy cerca de esta ciudad sumergida a mediados del siglo XX el profesor Misaki Kimura encontró la piedra de la Isla Okinawa que contiene inscripciones muy semejantes a las halladas por James Churchward y William Niven`s, esta evidencia es conocida como la “Piedra Roseta de Okinawa”, no se ha podido lograr determinar su origen.

William Thomas Blanford

En 1860, William Thomas Blanford, un geólogo y naturalista inglés, encontró similitudes entre los tipos de rocas presentes en el Sur de África y en el Sur de la India. Las rocas correspondientes al Pérmico eran prácticamente idénticas en ambos continentes alejados por más de 5.000 km.

Después de mucho pensar al respecto, teorizó sobre la posible existencia de un desaparecido puente de Tierra que uniera ambos continentes.

Al igual que con la Atlántida uno tiene que preguntarse si Lemuria existió en el reino físico o es sólo una metáfora y es que la noción de un continente perdido bajo el Océano Pacífico parece absurda, pero cuando hay muchas historias y libros que hacen referencia a un lugar así es evidente que nos hace pensar que está dentro de las posibilidades de que así fuera.

Hay otra pieza de evidencia desconcertante. Un mapa del continente perdido publicado por Lemuria Fellowship corresponde casi exactamente a los límites de la Placa del Pacífico. Pero el mapa apareció por primera vez mucho antes de que los geólogos incluso supieran de la existencia de la placa.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*